jueves, 21 de septiembre de 2017

Entrevistando a la Resistencia: El Diluvi, grup de música en valencià

En la tercera entrega de la nueva sección Entrevistando a la Resistencia, en que entrevisto a activistas, artistas y, en la mayoría de casos, ambas; os traigo una entrevista con El Diluvi, grupo de música en valenciano de "folk" moderno (https://www.eldiluvi.cat/wordpress/ - https://www.youtube.com/ELDILUVI - http://www.eldiluvi.cat/DESCARREGA.HTML)


Adjunto a continuación la susodicha entrevista, en valenciano.

___________________________________



1. Quins són, o haurien d'ésser, els objectius o l'objectiu dels feminismes en l'actualitat per a vosaltres ? Què va suposar el primer apropament als feminismes, què implicà en les vostres vides (canvis, noves realitats, redescobriments...)?


Crec que l'objectiu màxim del feminisme hauria de ser equiparar la figura de la dona al mateix estatus que té la de l'home, o millor dit, destruir aquesta diferència que sempre ha estat present al llarg de la història. El primer apropament al feminisme crec que ha estat a través dels diversos viatges que he fet amb el Diluvi, on hem passat per molts casals, per molts festivals i demés on ja començava a veure punts violetes, o xarrades on les protagonistes eren dones i tractaven temes transgressor si pense en el que havia viscut fins el moment. També és cert que des de casa crec que m'han donat una educació feminista buscant sempre la igualtat, és més, mai m'han ensenyat a pensar en les diferències entre homes i dones, sinó en que som iguals i hem de guiar-nos pels nostres objectius en la vida deixant de banda aquestes etiquetes que tan mal fan. També considere que els membres del Diluvi tant a mi com a Sandra, que som les dos membres femenines del Diluvi, ens tracten com a qualsevol altre company del grup.


2. Vosaltres canteu en valencià, una llengua reprimida pròpia d'unes gents i una cultura oprimides. Quina fou la vostra motivació a l'hora de decidir cantar en aquesta llengua ? Per què creieu que és important mantindre-la viva i especialment, fer-n'hi ús en espais artístics (com la música) i reivindicatius (com l'activisme polític o la música amb missatge reivindicatiu)?


Bé, el fet de cantar en valencià crec que no va ser una decisió que pairem, simplement ens naix fer-ho així. Nosaltres parlem en valencià, pensem en valencià, hem estudiat en valencià. És la nostra llengua, la base de la nostra cultura, de la nostra música i de les nostres vides ja que ens comuniquem amb aquesta llengua. Crec que el mantenir-la viva és precisament això, sentir-la tan nostra que ni tan sols ens plantegem que podem cantar en altra llengua o que potser per a espais artístics quedarà millor una altra llengua, o per a fer política. Crec que si pensarem d'eixa forma tindríem un problema greu d'identitat, ja que per absurd que li semble a algunes persones que creuen en la globalització, la llengua també ens dona identitat com a poble. I sincerament, si els valencianoparlants no fem ús de l'eina més valuosa que tenim, estarem oprimint-nos més, i finalment trobarem la destrucció de la nostra identitat.



3. En el vídeo de la vostra cançó Tendresa Insubmisa, una de les meves favorites, apareixen parelles del mateix gènere; així com una parella en que ella és discapacitada/amb diversitat funcional. Quina és la vostra motivació a l'hora de decidir visibilitzar aquestes identitats invisibilitzades, estigmatitzades, anulades i oprimides històricament?


Crec que la nostra motivació és demostrar a la gent que ens escolta o que ens ha de descobrir que totes les persones siguen com siguen són tendres. Volem que la gent entenga que hi ha moltes maneres d'estimar i de viure que potser no ens han ensenyat i són tan boniques com les que ens han ensenyat de petits. Volem trencar aquestes idees preconcebudes que fins i tot nosaltres també hem tingut i que a través de la música, de les lletres, de les nostres vivències hem après a comprendre i a valorar d'una manera que en aquesta cançó es veu reflectida. Amb l'estima també es poden trencar esquemes i això és el que volem.


4. Vivint en un patriarcat, és d'esperar que al microcosmos de la música es perpetue el mateix masclisme que en la resta d'ambients. Però podríeu explicar-nos què suposa exactament ésser dones en un altre ambient dominat per homes, i fer música feminista en un ambient que, per suposadament esquerrà, hauria de recolçar el feminisme però en la pràctica no sempre ho fa?


El problema no és ser dona en un ambient dominat per homes, crec que si ho veiem com un problema es convertirà en un problema. També pense en el missatge que com a dona transmet a l'escenari, intente no pensar en aquesta diferència, que obviament existeix. Intente ser transparent, no pensar en que és una competició o en que els homes dominen aquest ambient. Tot i que hi ha molt camí per fer en quant a presència femenina als escenaris, m'agrada pensar en positiu, i m'agrada valorar a moltes companyes que estan cada dia més presents als escenaris i que si ho estan és perquè són igual de bones que qualsevol home que està damunt dels escenaris. Pense que poc a poc s'estan trencant aquests estereotips i ens estem fent un lloc a la música. També pense que seria caure en un error el fet de que per voler recolzar el feminisme es deixaren de banda altres factors que crec que també són fonamentals a l'hora d'estar damunt d'un escenari com per exemple l'esforç, el treball personal i la qualitat musical. Però com ja he dit abans, crec que les coses canvien poc a poc, i tot i que no sempre trobem el recolzament que ens agradaria tenir la situació envers al feminisme i la presencia femenina als escenaris va evolucionant favorablement per a totes. 

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Entrevistando a la Resistencia: Queer Zines, blog sobre fanzines queer

En la segunda entrega de la nueva sección Entrevistando a la Resistencia, en que entrevisto a activistas, artistas y, en la mayoría de casos, ambas; os traigo una entrevista con Dylan Ce, la persona que hay detrás de Queer Zines, un blog que sigo asiduamente.


Adjunto a continuación su nota biográfica, sus redes sociales y la susodicha entrevista.


_________________________________________________


Queer Zines es un blog por y para la promoción y el debate sobre fanzines, cómics, revistas y libros queer, junto con más fanzines de interés, incluyendo llamadas a la colaboración, festivales de fanzines ¡y más! Su blog: Queer Zines, y su grupo de Facebook: www.facebook.com/groups/queerzinesgroup/



1. ¿Cómo se te pasó por la cabeza por primera vez crear Queer Zines (Fanzines Queer)? ¿Cuál es el propósito final de editar fanzines políticos & artísticos en general, y de Queer Zines en particular?

Yo solía llevar una distribuidora de fanzines llamada El Armario Del Alquimista, con un enfoque en fanzines queer, trans, feministas, punk y anarquistas, durante muchos años. Era muy divertido trabajar con distintas creadoras de fanzines de alrededor del mundo y mantener relaciones con ellas con el paso de los años.
 
Cuando enfermé de Síndrome de Fatiga Crónica/Encefalomielitis Miálgica, ya no podía cumplir con todos los requisitos de llevar una distribuidora, como hacer copias e ir a la oficina de correos a lo largo de la semana. Empecé Queer Zines para poder continuar promoviendo fanzines de artistas y autoras queer. También promuevo otros fanzines que creo que a otras personas queer les gustarán.

Hace un tiempo también añadí un grupo de Facebook, Queer Zines (www.facebook.com/groups/queerzinesgroup/).

Queer Zines es un lugar para promover fanzines, aprender sobre fanzines, y encontrar nuevos fanzines a los que enviar tus aportaciones.


2. ¿Cuáles son tus demandas para el activismo político LGBTI estándar como persona arco iris radical en una sociedad liberal? ¿Cómo fue tu primer acercamiento al activismo político LGBTI, tanto local como virtual, y cómo ha cambiado el movimiento LGBTI tu vida (cambios, nuevos encuentros y visiones…)?

No estoy seguro de si vivo en una sociedad liberal pero espero que esté convirtiéndose en una sociedad con una visión más libre de las relaciones sociales y románticas. Creo en la libertad personal, en la igualdad y en las relaciones pacíficas. En este momento del desarrollo humano, de hecho tenemos algunos buenos modelos de cómo son esos valores en acción. Sabemos que las personas deberían tener la libertad para formar, mantener, o abandonar relaciones. Sabemos que las personas toman mejores decisiones cuando se sienten apoyadas, seguras, y sienten que tienen opciones en la vida. Al mismo tiempo, como seres humanos, constantemente fracasamos a la hora de proporcionar estas condiciones los unos a los otros.

Como personas queer, se nos ha marginado a lo largo de la mayoría de la historia en muchas sociedades porque no hacemos lo que se supone que deberíamos hacer, y eso da mala imagen de las personas en el poder. Amenaza los diferentes sistemas utilizados para controlar a las personas. Las personas en general no queremos ser controladas, así que las personas queer tenemos mucho en común con otras personas, incluidas otras personas marginadas. Nadie quiere vivir su vida bajo amenaza.

Me gustaría ver al activismo LGBT+ estándar meterse de forma sustancial en asuntos como la igualdad económica, la pobreza, la ciudadanía y la migración, el racismo y el género. También tenemos que conectar con asuntos de acceso a la salud pública, trauma, y masculinidad tóxica. En realidad ya no es el momento para campañas de una sola temática.

Mi primera exposición al activismo LGBT+ fue a través de la Campaña por los Derechos Humanos y los derechos al matrimonio igualitario. Había muchas personas queer que simplemente estaban intentando sobrevivir, pero se estaba situando el matrimonio como la respuesta a todos nuestros problemas. No lo es. Se gastó una gran cantidad de dinero en el matrimonio igualitario en una época en que otros recursos LGBT+ casi desaparecieron. Ahora que el matrimonio igualitario es finalmente legal, muchos de esos recursos están volviendo, y podemos hablar más de esos otros asuntos, como los derechos trans y el acceso a la seguridad y a la salud pública.


3. ¿Cómo te diste cuenta por primera vez de que no eras heterosexual y/o cisgénero? ¿Qué le dirías a una persona arco iris más joven que se da cuenta de que no lo es, rodeada de personas LGTBIfóbicas en un mundo cisheteropatriarcal? ¿Cómo intentarías darle esperanza, apoyo, e incluso el deseo de luchar contra este Sistema?

Yo tenía probablemente 14 o 15 años cuando me di cuenta de que era queer. Probablemente lo primero que sucedió fue que me di cuenta de que me atraían una variedad de expresiones de género y géneros, pero estaba particularmente interesado en la androginia y en las personas que no expresaban su identidad de formas estándares. Mientras atravesaba la adolescencia me empezaron a interesar más los hombres gais y bis y empecé a convertirme en una persona casi exclusivamente interesada en fantasear con sexo entre hombres.

Como se me asignó mujer al nacer, no tenía ningún medio para procesar esto. Era 2003, cuando las cosas eran muy diferentes, y yo no era consciente de que las personas trans existían. El único modelo que tenía venía de libros como Stone Butch Blues, de Leslie Feinberg, que mayoritariamente describía la identidad lesbiana butch. Sin embargo, me identificaba con ello. Tenía una pareja femenina que se identificaba como un chico, pero que más tarde se encontró a sí misma como mujer. Lo que yo sentía hacia ella era lo mismo que Feinberg describía que sentía hacia las femmes.

Continuaba muy inseguro sobre poder ser trans y también gay, porque en realidad no había oído hablar de ello. Una noche, tarde, escuchando NPR en la radio de mi coche, oí una entrevista con un hombre trans gay que decía que no era capaz de encontrar una pareja romántica. Lloré porque me identificaba con él, así que sentía que había algún tipo de futuro para mí, pero también porque sentía que tendría que renunciar al amor para tenerlo. Creo que muchas personas trans jóvenes nos hemos sentido así.

Salí del armario como gay y trans alrededor de la edad de 16/17, y como persona no binaria a mitad de mis veinte.

A jóvenes queer y trans, os diría que es realmente valioso estudiar vuestra historia y entender que las personas como vosotras siempre hemos existido. Es importante estudiar la teoría queer y el feminismo para poder desenredaros de vuestra crianza y de los valores que os han forzado a tener. Si no confrontáis estas cosas, os devorarán desde dentro.

Alimentaos de contenidos culturales que muestren a personas como vosotras, ya sea cultura estándar o subculturas o fanzines virtuales. Si empezáis a sentiros mal por dentro e invisibles y solas, echad mano de alguna webserie de Youtube o series de televisión con personajes queer.

Desafortunadamente, hay algunas personas que aún odian y temen a las personas queer y trans y os las encontraréis a veces. No tenéis por qué aceptarlas, a ellas o a sus puntos de vista, y no pasa absolutamente nada por expulsarles de vuestras vidas.


4. En tu blog, los activismos y movimientos virtuales y locales se aúnan dado que haces correr al mismo tiempo la voz sobre distribuidoras y eventos de fanzines locales y sobre fanzines que se descargan/se compran virtualmente. ¿Qué has aprendido tanto de los activismos y movimientos locales como de los virtuales al llevar Queer Zines? ¿Cómo se complementan el uno al otro?

​Creo que las culturas de fanzines locales son muy importantes porque conectan a las personas con fanzines de los que quizás no podrían llegar a saber de otra forma. El problema de Internet es que está muy orientado hacia un nicho en concreto, así que tienes que saber sobre cosas para encontrarlas. Si alguien no sabe nada de los fanzines ¿cómo los descubrirán?

A menudo, son las culturas locales de fanzines las que conectan a personas nuevas con los fanzines. Yo comencé en Bangor, Maine con GG Irkalla (Up the Witchpunx/Radical Hope) imprimiendo fanzines de papel y dejándolos por la ciudad y vendiéndolos en shows punk. En realidad no enviábamos ni vendíamos muchos fanzines virtualmente. Muchas de las personas que encontraban nuestros fanzines probablemente se quedaban en plan “¿Qué cojones es esto?”. A veces me llegaban mensajes de odio por correo (y me refiero, de hecho, a correo postal) a causa de mis fanzines.

Una vez distribuí fanzines en Burlington, VT y me llegó una carta que decía “Ya tenemos suficientes maricones como vosotros aquí.” Me llegaban cartas que amenazaban con violarme o tirarme de un puente por ser feminista. Hoy en día, ese tipo de cosas suceden virtualmente, pero para la mayoría de creadoras de fanzines, su escenario virtual de fanzines es un espacio muy protegido. Los homófobos normalmente no van buscando fanzines que pedir por Etsy para poder escribir correos electrónicos amenazantes sobre ellos. Así que en cierto modo, eso es bueno, e Internet ha conectado y protegido la cultura de los fanzines de forma que puede crecer muy exponencialmente otra vez. ¡El mundo de los fanzines es enorme hoy en día!

Por otro lado, quizás es menos orgánico y menos personas se ven expuestas a nuevas ideas.


5. Los fanzines tratan de arte, escritura, y cultura. Pero mayoritariamente, los fanzines (al menos los fanzines que Queer Zines ayuda a promover) también tratan de politizar el arte, la escritura, y la cultura. En una sociedad capitalista cisheteropatriarcal en que la cultura la monopolizan hombres cisgénero y heterosexuales de clase alta ¿cómo crees que los fanzines y su creación y distribución y lectura pueden proporcionar a las mujeres, las personas pobres y las personas LGBTI una oportunidad tanto para correr la voz sobre sus propias palabras y arte, como para cambiar lo que se produce y cómo es producido y para apoyar y consumir un tipo de cultura diferente?

Los fanzines son algo muy chulo porque se trata de un mundo de fácil acceso. Si tienes acceso a un bolígrafo, papel y una fotocopiadora, puedes crear un fanzine. Si tienes acceso a un ordenador y a un procesador de software que pueda elaborar un documento PDF, puedes crear un fanzine.

Cuando algo es de fácil acceso, ese mundo siempre se abrirá a que personas más diversas y más personas marginadas se adentren en él. Tenemos un legado de un sistema cultural en que menos y menos empresas son las dueñas de las editoriales, los periódicos, etc. La élite cultural tiene aversión al riesgo, así que cualquier cosa que sea demasiado diferente conlleva un riesgo. La diversidad no es un valor en su mundo. Quieren publicar cosas que sean un poquito diferentes, pero que todavía se puedan vender a la persona promedio, con todos sus prejuicios y temores. Si quieres cultura que sea de verdad para personas marginadas, tienes que visitar los márgenes.

Tengo mis dudas respecto a que los hombres blancos, cisgénero y heterosexuales monopolicen la cultura. Creo que definitivamente han intentado hacerlo, pero las personas queer, las personas racializadas y las personas pobres siempre hemos producido cultura. Las personas en el poder buscan esa cultura e intentan lucrarse de ella.


6. Cuando se habla tanto de opresión como de activismo político, demasiado a menudo se omiten en la conversación la discapacidad, la locura y la neurodiversidad incluso en ambientes de izquierda. Sin embargo, tu blog sí ayuda a promover fanzines sobre estos asuntos y la forma en que se aúnan con ser LGBTI, y tú mismo eres discapacitado. ¿Crees que los fanzines ya son lo bastante accesibles, para personas que pueden ser discapacitadas de múltiples formas? ¿Cómo han influenciado tu vida, y tu activismo politico, la discapacidad y su intersección con ser LGBTI?

Creo que las personas se están volviendo más conscientes de la necesidad de accesibilidad. Los fanzines son producciones de muy pequeña escala y a menudo la accesibilidad de un fanzine se reduce a las posibilidades y capacidades de una persona individual, la creadora. Así que no quiero criticar a nadie por crear fanzines que no son accesibles, porque nosotros (los creadores de fanzines) también lidiamos con nuestras propias limitaciones.

Una de las cosas que los creadores de fanzines podemos hacer es crear tanto fanzines digitales como impresos. Los fanzines digitales pueden contener textos que un lector de pantalla pueda leer (se trata de un programa de ordenador que lee el texto de la pantalla). Las descripciones de imágenes y la navegación mediante un clic también son rasgos positivos a la hora de valorar la accesibilidad de los formatos de documento PDF y de libro electrónico. Básicamente, cuántos más formatos y herramientas puedas ofrecer, mejor.

Los creadores de fanzines también podemos asegurarnos de que nuestras “llamadas a colaborar” contengan descripciones completas de las imágenes y transcripciones. Eso quiere decir que no hagas de tu llamada a colaborar tan solo una imagen de un texto. Esto no es solo un asunto de discapacidad, porque esas pequeñas imágenes con un texto en la parte superior son verdaderamente difíciles de leer en pantallas pequeñas, como las de los teléfonos.

El precio es otro asunto de accesibilidad. Mantener los precios bajos, u ofrecer precios proporcionales, es una gran forma de asegurarte de que más personas puedan acceder al fanzine.

Ser discapacitado definitivamente ha cambiado mi perspectiva de los fanzines. Ahora la accesibilidad me parece más importante. Me he pasado a los fanzines digitales mayoritariamente, a través de mi proyecto Cutlines Press (www.cutlinespress.com). Como persona enferma crónica, es más fácil crear y distribuir fanzines digitales porque me exige menos físicamente. A menudo también hay un coste menor para comenzar.

Sin embargo, creo que siempre habrá lugar para los fanzines de papel, también. Para algunas personas discapacitadas, los fanzines de papel son lo que es accesible. La variedad es buena.
 

7. Por último, hablemos un poco más de ti. ¿Cuáles son los detalles, las herramientas (la espiritualidad, la contracultura, el arte, la lectura, el deporte, la escritura, los lazos que creas con otras personas, arco iris o no…) que te ayudan a mantenerte vivo y seguir respirando, intentando tanto vivir una vida más feliz como enfrentar el sistema al mismo tiempo, en un mundo tan cruel que tan a menudo nos aliena a la hora de entender nuestras propias necesidades e intereses?

Soy queer y trans y discapacitado. Todas estas cosas son importantes. Mi identidad queer no es simplemente una identidad queer, es una identidad queer discapacitada y una identidad queer trans; y así. Como resultado de vivir con múltiples identidades marginadas, tiendo a tomar diferentes cosas de diferentes grupos de personas y comunidades; es decir, puede que no me sienta totalmente en casa en un contexto queer en que la discapacidad no se mencione, o viceversa. Consigo las cosas que necesito de diversas comunidades y personas. Me apoyo en amigas y familia que conocen todas las diferentes partes de mí y me han conocido como una persona completa.

Soy un artista de técnica mixta, abstracta. También adoro escribir, y he escrito algunos fanzines y relatos cortos experimentales y de ciencia ficción, como Handsome Boy Pilot y Future Benin. Adoro la ciencia ficción como género porque es un gran campo para explorar conceptos políticos, sociales y espirituales todos en un solo contexto. Mi proyecto Cutlines Press (www.cutlinespress.com) es un lugar en que mis amigas y yo exploramos algunas de estas ideas.

Tenemos un fanzine digital que nos hace mucha ilusión preparado para salir este septiembre llamado Esperanza Radical, editado por GG Irkalla y Ezmyreldra Andrade. Explorará la brujería antifascista, el anarquismo gnóstico, la Supervivencia queer, y las economías radicales.

______________________________________________________



Si tenéis cualquier sugerencia de activistas, artistas... a las que pueda entrevistar, o creéis que sería interesante que os entrevistara a vosotras, podéis escribirme a soleslilas@gmail.com o contactarme por mensaje directo en mi cuenta de Twitter: @_labruixasol.



jueves, 7 de septiembre de 2017

Entrevistando a la Resistencia: Irene Ricart, feminista bi y cantante

¡Hola! Soy Sol, la autora de Pensando En Lila, y después de un tiempo de dejar el blog cogiendo polvo vuelvo con las pilas cargadas para traeros entrevistas semanales de la mano de activistas, artistas, y en la mayoría de los casos, ambas.

Esta sección, Entrevistando a la Resistencia, la inauguro entrevistando a una compañera de lucha y artista, Irene Ricart. Adjunto a continuación su nota biográfica, sus redes sociales y la susodicha entrevista.


_______________________________________________________


Soy Irene Ricart, tengo 16 años, soy música y mis intereses principales son el feminismo (interseccional) y los derechos del colectivo LGTB, al que pertenezco siendo bisexual. Mis redes sociales son: @abisme13 y @abismescovers (Instagram), y @abisme13 (Twitter).



1. ¿Cuáles son, o deberían ser, para ti los objetivos (o el objetivo) de los feminismos en la actualidad?

Los objetivos de los feminismos actualmente deberían ser formar, formar en un feminismo interseccional, y promover la sororidad y el amor por nosotras mismas.


2. ¿Cómo te iniciaste en el feminismo o los feminismos? ¿Qué supuso para ti (qué cambios, nuevas realidades...?

Mi madre siempre me ha dado una educación feminista, y a los 12-13 años empecé a buscar información por mí misma en libros y redes sociales.


3. ¿Cómo te diste cuenta de que no eras heterosexual o, más concretamente, de que eras bi? ¿Qué le dirías a una chica más joven que tú que se da cuenta y se siente sola, aislada...?

Yo creo que siempre he sido consciente de que era bisexual, pero no sabia qué nombre ponerle a como me sentía, hasta que a los 14-15 años empecé a buscar información, y sobre todo lo que más me ayudaron fueron las redes sociales. La suerte que he tenido es que en mi casa siempre ha sido una cosa muy normalizada y no he tenido ningún problema en ese sentido.


A las chicas que justo se dan cuenta de que no son heterosexuales, y se sienten extrañas, aisladas, solas, etc; es normal. Y no estáis solas. Buscad gente LGTB por redes sociales, buscad colectivos de vuestra zona que os puedan ayudar, y sobre todo, estad orgullosas de lo que sois y del paso que dais porque demuestra mucha valentía. Y a las que no os sintáis con fuerzas para admitirlo: cada una tarda su tiempo. Poco a poco.


4. ¿Qué supone para ti el arte, tanto como vía de escape como como herramienta de lucha y vindicación política? ¿Qué aspiras a transmitir como artista y, más concretamente, cantante?

El arte, en mi caso la música, es un salvavidas. A nivel personal, me hace evadirme y me deja desahogarme. A nivel político, pienso que es un arma maravillosa, tanto para concienciar como para difundir mensaje.

Como cantante, y cuando empiece a escribir canciones propias, me gustaría que mis canciones tuviesen algún tipo de influencia, sobre todo feminista y por los derechos LGTB que son los temas en los que estoy más formada.


___________________________________________________



Podéis seguir a Irene Ricart en Twitter como @abisme13 y en Instagram como @abisme13 también; para escuchar sus versiones de canciones, podéis seguirla en Instagram como @abismescovers.

Si tenéis cualquier sugerencia de activistas, artistas... a las que pueda entrevistar, o creéis que sería interesante que os entrevistara a vosotras, podéis escribirme a soleslilas@gmail.com o contactarme por mensaje directo en mi cuenta de Twitter: @_labruixasol.

martes, 23 de mayo de 2017

Teoría y Praxis de La Loca, parte 1

La loca es, ante todo, una mujer traumatizada.

No todas las mujeres están traumatizadas, en teoría.

Cada mujer que aprieta el paso al volver sola a casa de noche demuestra lo contrario.

Cada mujer que no proclama firmemente “no, no quiero” ante una circunstancia que la violenta en cuerpo y alma demuestra lo contrario.

Cada mujer que hace la “operación bikini” demuestra lo contrario.

Cada mujer que se empequeñece ante el hombre que le levanta la boz demuestra lo contrario.

Esta lista es interminable. Todas las mujeres estamos traumatizadas (algunas, más que otras; no es lo mismo ser una mujer negra y pobre en un país africano en guerra que una mujer negra con estudios universitarios en un barrio marginal de Nueva York, menos aún que una mujer blanca casada con un empresario en un barrio pijo de la misma ciudad).

Todas las mujeres, repito, estamos traumatizadas. No ser capaz de asumirlo es uno de los rasgos básicos del trauma.

Al fin y al cabo, el “Trastorno por Estrés Post-Traumático” se inventa para poder diagnosticar al veterano de guerra: el hombre blanco, previamente estable.

En primer lugar, me pregunto ¿cómo es factible que se empiece a tener en cuenta el trauma cuando es el verdugo el que sangra por dentro? ¿Qué tipo de mundo decide pasar por alto el trauma colectivo y centenario de habitar una tierra usurpada (“conquistada”), un cuerpo esclavizado o explotado?

Un mundo de potencias imperialistas dirigidas por hombres blancos que generan guerras en países ajenos en búsqueda de la acumulación de capital.

Pero no acaban aquí mis preguntas.

En segundo lugar ¿qué era de ese hombre blanco antes de volver de la guerra, antes de partir a la guerra? ¿Era un hombre inestable ya? Si lo era ¿se validaba su inestabilidad, canalizada en forma de agresividad, como pilar básico de la dominación patriarcal y la supremacía blanca?

Mi respuesta es sí.

Los hombres blancos no son “agresivos” porque no son “histéricos” ni “peligrosos”.

Las mujeres que hablan en el mismo tono de voz que ellos, las mujeres impulsivas, las mujeres decididas, las mujeres que no disimulan su propio dolor sí son “histéricas” y hasta no hace mucho se las lobotomizaba por ello.

Los negros, gitanos-romaníes, árabes que conducen coches como ellos (aunque probablemente más baratos), que fuman en parques como ellos (probablemente parques más sucios), que cogen vuelos como ellos (probablemente a países más pobres); sí son “peligrosos” y les esposa la policía tras hacerles bajarse del coche y les asesina de un disparo, les detiene la guardia civil y se les expulsa del país, les para un guardia de seguridad del aeropuerto y no se les permite subir al avión.

Me repito, pero lo tengo claro: la loca es una mujer traumatizada. Todas las mujeres estamos traumatizadas. El trauma empieza a definirse a través de la experiencia del hombre occidental blanco que ejerce a su vez violencias traumáticas para las mujeres y personas racializadas del mundo. Las conductas de este mismo hombre occidental blanco no se patologizan ni se condenan, ni le llevan a la muerte o a la deportación o a la usurpación de sus derechos, como sí les sucede a las mujeres y a las personas racializadas (y especialmente, a las mujeres racializadas).

Sin embargo, si todas las mujeres estamos traumatizadas ¿por qué las locas solo somos unas cuantas (porque “loca” se es, no se “está”)?

Obviamente, no todas las mujeres vivimos la misma experiencia ni sufrimos de forma igual de sangrienta los ataques más o menos directos, más o menos sutiles del patriarcado. Pero esa es tan sólo una aclaración.

El motivo principal por el que, aun estando todas las mujeres traumatizadas, no todas son locas (porque loca se es como se es, por ejemplo, lesbiana; “loca” es una identidad impuesta y reapropiada) es que no todas las mujeres reaccionamos igual al trauma. Algunas callan, otras lloran durante días sin poder levantarse de la cama. Algunas callan, otras escuchan voces y ven manchas borrosas. Algunas callan, otras creen ser perseguidas u odiadas por su entorno. Algunas callan, otras hiperventilan y pierden el contacto con la realidad. Algunas callan, otras se auto-lesionan físicamente y se drogan. Algunas callan, otras se provocan el vómito después de atiborrarse a comida, cuando no ayunan.

Otra lista interminable. Porque las locas somos muy diferentes entre nosotras y reaccionamos al trauma de formas igual de diferentes, pero hay un factor común: nuestras reacciones son formas de resistencia. Y si entre las cuerdas también existen múltiples diferencias (no es lo mismo una mujer empeñada en que la vida le sonríe cuando esta no lo hace que una mujer que sufre pero cuyo sufrimiento nunca será patologizado porque se la necesita como eslabón supuestamente “sano” de la cadena de montaje de una fábrica, porque por ser negra se la identifica con el estereotipo de “mujer fuerte” y se le prohíbe así el acceso a la fragilidad de la llamada “enfermedad mental”); existe igualmente un factor común: su no-reacción es una forma de privilegio.

¿Qué coño quiere decir que reaccionar al trauma es una forma de resistencia? ¿No es, acaso, lo natural? ¿No es, en todo caso, supervivencia o auto-destrucción dependiendo de cómo lo mires y de quién se lo pregunte?

Para mí, reaccionar al trauma es en efecto una forma de resistencia porque reaccionar al trauma, sea de la forma que sea, implica señalar consciente o inconscientemente al mismo mundo que te ha traumatizado. Y recalco el “consciente o inconscientemente” porque esto no quiere decir que las únicas locas seamos las que nos reapropiamos de esta etiqueta política, las que nos hemos dado cuenta de que es el mundo en el que vivimos el que está verdaderamente “enfermo”.

Lo recalco porque lo que quiero decir no es eso, sino que nos demos cuenta o no, nuestros cerebros chillan por nosotras que algo no va bien. Y nuestros cerebros son órganos plásticos que reaccionan al mundo que habitan los cuerpos que los albergan. Nuestros cuerpos. Nuestro mundo de mierda.

Por eso, la locura es siempre para mí una forma de resistencia, quizás una de las formas de resistencia más valientes y peligrosas que conozco. A las locas nos atan e inmovilizan a la fuerza, aislándonos durante horas en habitaciones solitarias. A las locas nos drogan sin informarnos debidamente de los efectos secundarios y la contribución a la cronificación del sufrimiento de la “medicación” que nos recetan. A las locas nos arrebatan a los bebés en los hospitales alegando que no seremos buenas madres, si es que no nos han disuadido ya de serlo ante el convencimiento de que el peligrosísimo “gen” de la “enfermedad mental” lo heredarán nuestras pobres criaturas condenadas ya antes de nacer. A las locas, especialmente si somos racializadas y sobre todo en el caso de que seamos negras, la misma policía a la que nuestro entorno más cercano recurre para ayudarnos nos asesina de un disparo ante cualquiera de las llamadas “crisis” que podamos estar “sufriendo”.

Pero, tras escribir esto, seguía sin tener del todo claro qué diferencia a una mujer cuerda cualquiera de una mujer loca cualquiera. Ha sido al recordar la definición de “persona trans” que me han dado compañeras trans (esta es: aquella que sufre transfobia, y recordemos, la opresión no es solo que te maten o que te nieguen un puesto de trabajo; es también el auto-odio aprendido de una sociedad que te odia en sí misma aunque no siempre te lo demuestre explícitamente…). Ha sido entonces cuando me he dado cuenta de ser o no ser loca no depende de tu reacción más o menos patológica a un mundo que te traumatiza, del tipo de reacción (neurótica o psicótica, ansiosa o depresiva, alucinativa o delirante; y mil términos más para los que me faltan comillas porque no son sino constructos sociales elaborados principalmente por hombres blancos occidentales, cuerdos, para patologizar una respuesta natural por parte de las oprimidas al susodicho mundo de mierda que habitamos).

Y es que ser o no ser loca depende de estar sujeta o no a sufrir abusos de poder por parte de aquellas y, principalmente, aquellos que no lo son. Depende ya meramente de que exista una jerarquía, un poder acaparado por aquellos que pueden permitirse maltratarte si así lo desean y así les conviene.

La loca no lo es por su diagnóstico ni por su vivencia, por peligroso aunque informativo que sea el primero y crucial que sea la segunda, lo es por la violencia estructural que algunos (y, a veces, algunas) ejercen sobre ella de forma directa o indirecta.

Digo “de forma directa o indirecta” porque anteriormente he enumerado unos cuantos ejemplos de los tipos de violencia más visceral que se perpetúa contra nosotras como locas que somos. Y me he dejado otros, como los comentarios sin ninguna mala intención pero que se acumulan uno detrás de otro (eso que muchos llaman “estigma”, palabra que me chirría por simplificar todas las violencias ya mencionadas y reducirlas a actitudes individuales y discriminaciones laborales) y te llevan a ocultar tu diagnóstico o tomarte la medicación a escondidas en el baño del bar en una cita. Como las presiones sociales para estudiar y trabajar cuando tu cuerpo loco, tu mente loca se ve incapacitada por la sociedad para hacerlo en unos ambientes que no se adaptan a sus necesidades y sus tiempos, tus necesidades y tus tiempos. Y un largo etcétera.

Para concluir, ¿por qué hablo de la loca, y no porque utilice todo el rato el femenino genérico, sino porque hablo en efecto de la mujer loca?

Hablo de la mujer loca porque, si la locura es política, está intrínsecamente ligada a la condición de mujer. Porque el hombre (especialmente el hombre blanco occidental) traumatizado por el sistema que se resiste a este y se “vuelve loco” no ve su realidad patologizada con la misma rapidez y eficacia con la que se patologiza la existencia de la loca, y es así cuando su agresividad se consiente e incluso potencia y retroalimenta; porque podemos ser testigos de como su trauma se ve validado cuando, ante los mismos “síntomas”, al loco se le diagnostica TEPT (Trastorno por Estrés Post-Traumático) y a la loca, TLP (trastorno límite de la personalidad).

Pero hablo de la mujer loca antes que del loco en general o del hombre loco en particular, sobre todo, porque si (como ya he dicho antes) es el mundo el que está “enfermo” es la mujer la que limpia el vómito. Es la mujer la que acaba en carne viva de tanto cargar a su espalda con este reloj maldito cuyos engranajes se le clavan en la piel y le rompen los huesos a más de la mitad de la humanidad.

En definitiva, si la locura es política y es radical, si la locura es resistencia, la mujer loca lo es todavía más y de una forma mucho más visceral.